Empanadillas de manzana

Maravillosas empanadillas que están igual de ricas recién hechas que al día siguiente, por lo que nos sirven para llevarnoslas de picnic o para una comida/cena con amigos. Quedarán gratamente sorprendidos!

Empanadillas echas con masa vegana, rellenas de deliciosa manzana, con miel de caña.

Ingredientes para 12 empanadillas:

(a ojo, dependiendo del tamaño de las manzanas)

  • 5 manzanas Golden grandes
  • Margarina vegetal
  • Empanadillas veganas (clic aquí)
  • Miel de caña (clic aquí)

Elaboración:

Sacar el paquete de empanadillas de la nevera, para que la masa se vaya poniendo del tiempo.

Se trocean las manzanas en rodajas muy finas, como si fuéramos a hacer tortilla de patata.

En una sartén se pone una nuez de margarina, o dos, dependiendo de lo que requiera la cantidad de manzana.

Se ponen las manzanas troceadas en la sartén cuando la mantequilla se deshaga, cuidado que no se queme la margarina, si no, desecharla. Cuando las manzanas estén blanditas, ponerles un chorrito de miel de caña remover un par de minutos para que se apelmace la mezcla y dejar enfriar unos minutos. Puede que os sobre un poco de manzana, o lo que es peor, os falte… es difícil calcular la cantidad exacta de manzana.

Y ahora a empaquetar! Meter manzana en las empanadillas y cerrar con un tenedor. Después freír y quedarán deliciosas, tanto frías como calientes.

Si veis que os sobran obleas o que se os van a caducar los paquetes y no los vais a usar, yo lo que hago muchas veces, es congelar los paquetes de empanadillas. Después los saco, descongelo y cuando están listos, a hacer mis empanadillas. No es lo mismo, pero mejor que desperdiciar esta maravillosa masa tan difícil de encontrar además (al menos para mi) Si vosotros tenéis facilidad de comprarla, por favor, ¡decidme donde las encontráis!

A probarlas y ya me contaréis!

Anuncios

Caldo de Verduras

Viene el frío y con él las ganas de un platito caliente de sopa, de ésos que nos hacen sentir tan bien, calentitos por dentro, y además, sabiendo lo sano que es…aún nos gusta más. Éstos son los platos que me hacen sentir bien, sólo por el simple hecho de cocinarlos para mi familia, y saber que les cuido. Le añado garbanzos, para hacer el plato más proteico, ya que los garbanzos tienen mucha proteína, ácido oleico y linoleico, que son insaturados y no tienen colesterol, y una buena cantidad de fibra.

Ingredientes para dos personas: 

(Sobrará para el día siguiente)

  • 250 grms de garbanzos
  • 400 grms aprox de champiñones
  • 1 cebolla
  • 1 ó 2 puerros (al gusto)
  • 3 ó 4 zanahorias (depende del tamaño)
  • 1 nabo grande
  • 2 ramas de apio
  • 1 tomate
  • 1 pimiento verde
  • 1 trozo de pimiento rojo
  • 1 trozo de calabacín
  • 2,5 cucharadas de café de sal
  • pimienta, laurel y una ramita de perejil
  • 10 cucharadas de aceite
  • 12 vasos de agua del tiempo

 

Elaboración:

Ponemos en una olla rápida los garbanzos a cocer. Los lavamos en agua, y cuando esté el agua caliente los echamos y cerramos la olla. Los dejamos cocer desde que empiece a echar vapor 25 min. Ya sabéis que cada olla a presión es un mundo, tendréis que ver como es la vuestra, en la mía, 25 min son los ideales. Tened en cuenta que aunque queden un pelín (solo un pelín) enteros, luego estarán 50 min más cociendo con el caldo, aunque apenas se notará esta cocción, lo he comprobado. A mi en concreto, me gustan enteros, no blandos y rotos.

Ahora nos ponemos con el caldo mientras se cuecen los garbanzos. Primero hay que hacer el sofrito. Limpiamos los champiñones y los partimos en cuartos, la cebolla en juliana, sin esmerarnos mucho, el puerro en rodajas, y por último la zanahoria para que no se ponga negra, en rodajitas.

Echamos las 10 cucharadas de aceite en una olla grande (la más grande que tengáis, para que os salga la cantidad más grande posible de caldo y os dure para más tiempo) y cuando esté caliente, ponéis todas las verduras troceadas y las 2,5 cucharaditas de sal (parece mucho, pero no lo es, es mucha verdura) Removemos, y dejamos cocinar removiendo de vez en cuando durante unos 15 min.

Echamos los 12 vasos de agua del tiempo, ni fria ni caliente, para no cortar la temperatura del sofrito. En este momento, echamos el resto de las verduras: el nabo, el tomate, apio, perejil, laurel, pimientos, pimienta etc…

Como ya estarán los garbanzos, metedlos en una malla para legumbres y ponedla dentro con el resto de verduras.

Ponedlo a fuego fuerte, y cuando empiece a hervir, bajadlo a fuego suave durante 50 min.

Cuando el caldo esté hecho, desechar las verduras, ya que han soltado todo su sabor y todo lo bueno que pudieran tener (ahora está en el caldo) Lo ponemos en un tupper, de cristal si puede ser, siempre de cristal… y cuando se enfrie, a la nevera. Los garbanzos, los sacamos de su malla, y los ponemos en otro tupper a parte.

Cuando queramos hacernos la sopita, ponemos el caldo en la cazuela, echamos un puñadito de los garbanzos, que al cocerlos con el caldo durante 50 min han cogido todo el sabor y vitaminas de las verduras, y si queréis (yo lo hago siempre) un puñadito de fideos.

Tendremos una cena/comida deliciosa y completísima.

Espero que os guste tanto como a mi. Se ha convertido en un imprescindible en mi casa.

 

 

 

 

Arroz con verduras y salsa de soja al wok

Socorrido plato que se hace en un plis plas, para una cena deliciosa. Si tenéis más tiempo podéis hacerlo con arroz integral, que os aportará mucha más “salud”. Si queréis saber más sobre lo importante que es cambiar el arroz normal o blanco por el integral, pinchad aquí.

Arroz al wok con salsa de soja

 

Ingredientes para dos personas: 

  • Medio calabacín
  • 7-8 champiñones
  • Media cebolla
  • 2 zanahorias pequeñas o 1 grande
  • 1 puerro
  • 4-5 espárragos trigueros (opcional)
  • Salsa de soja

Elaboración:  

Poner a cocer el arroz, con un chorrito de aceite, sal (poquita) laurel, y si sois de usar cubitos de caldo vegetal, este es el momento de echarlo.

Partir todos los ingredientes en taquitos pequeñitos, y la zanahoria rallarla con un rallador para que quede en hilitos.

Echar un chorrito de aceite en el wok y ponerlo a temperatura alta. Rehogar todos los ingredientes, excepto el champiñón. Cuando empiece a estar blandito, echar el champi picado, darle unas vueltas y esperar que ablande un poco. Echarle un chorro de salsa de soja. Seguir removiendo e ir echando chorritos de salsa de soja. Esto es al gusto, pero cuidado con echar demasiada ya que el plato quedará muy fuerte y salado.

Cuando esté la verdura blandita, pero aún crujiente (no debe estar como una plasta, si no blanda pero entera) echar el arroz que habremos lavado debajo del grifo del agua, para quitarle el almidón que suelta y dejarlo suelto. Removerlo todo junto y echar otro chorrito de salsa de soja hasta que coja colorcito, probar y ver que está bien de sabor.

A éste plato no hay que echarle sal porque la salsa de soja ya lleva y deja el plato muy salado ya de por si.

 

¡A disfrutar!

Pimientos rellenos de risotto

Esta receta, además de estar rica rica, queda muy chula cuando hay invitados 😉

¿A quien no le gusta un buen risotto italiano?

Normalmente este arroz debe hacerse con un tipo de arroz llamado arroz arborio, pero ciertamente es bastante caro y se vende en grandes superficies, no en los supers típicos del barrio. Sinceramente, yo uso el normal, y si, supongo que no se obtiene el mismo resultado, pero lo que intento es hacer recetas accesibles para todos los  presupuestos y que no sean complicadas de conseguir, es decir, que podamos hacerlas con lo que se vende en los sitios típicos donde compramos cada día, para no complicarnos aún más la vida, siempre mirando que todo sea de estupenda calidad y con muchas vitaminas, nutrientes y sacándole el mayor provecho para que nuestro cuerpo este sano y fuerte.

Os pongo la receta a ver qué os parece:

Pimiento relleno de risotto

Para dos personas: 

  • Un pimiento rojo, elegir uno grande y que sea lo mas redondo posible, que no tenga hendiduras para poder rellenarlo bien. 
  • Media cebolla
  • Dos tacitas de arroz (unos 300 grms, pero sobrará un poco, y siempre será dependiendo del tamaño del pimiento)
  • Unas hebras de azafrán
  • 1 litro de caldo de verduras, si es casero, mucho mejor!
  • 80 ml de vino blanco
  • Una nuez de margarina (opcional)

Preparación: 

Cortar los pimientos por la mitad dejándoles el rabito, y poner a hornear unos 25 min a 200º, con un chorrito de aceite de oliva por encima y un pelín de sal, tienen que quedar crujientes y enteros, así que ir controlando el horno, para que no se pasen o se queden muy duros.

Poner el caldo a calentar y mantenerlo caliente en un cazo, para que cuando vayamos echándolo en el arroz no cortemos la cocción del guiso. Podemos dejarlo en el mínimo una vez que empiece a humear. Sobrará algo del litro del caldo, así que no echarlo del todo.

Picar la cebolla en cuadraditos muy pequeñitos, y sobreírla en aceite despacio para que no se tueste, solo que se ablande. Poner las hebras de azafrán para que se rehoguen un poco. Añadir el arroz y sofreír un minuto más y se mezcle con los sabores. Además esto hará que el arroz no se pase fácilmente después de hecho!

Ir echando un cazo de caldo y un chorrito de vino en el arroz; remover constantemente para que no se pegue, y cuando se vaya consumiendo ir echando más, así hasta que el arroz este al dente. Tarda unos 25 min más o menos.

Si queremos que salga algo más suave, echar la nuez de mantequilla. Está perfecto sin nada, yo no suelo echarla para no añadirle grasas innecesarias a un plato sano y sabroso ya de por si. Incluso podéis ponerle un chorrito de nata de soja, con el mismo objetivo, hacerlo más sabroso o jugoso. A mi me gusta tal cuál. Os dejo que probéis vosotros mismos y me contéis resultados!

 

Fuente Inicial: La cocina del Taper, de Eva Celada

 

*Apunte:

Fuente inicial= receta con modificaciones hechas por mi, convertidas en veganas.

Fuente: receta de otra/s persona/s que comparto en mi blog para que más personas la conozcan.

Lacitos integrales con calabacín y salsa de ajo al limón

Uhmmm….rica pasta con sabor a limón! Nunca lo hubiera pensado cuando antes a la pasta lo único que la acompañaba eran rodajitas de chorizo y tomate frito :S Que descubrimiento los platos de pasta, y sobretodo, la integral, con muchísimas más propiedades, e igualmente rica, solo se distingue porque no se pasa nunca y es más oscura. Si queréis saber más sobre la pasta integral, os contaré alguna cosilla que he ido descubriendo en mis aventuras y desventuras cocineras en mi cambio al veganismo, pinchad aqui

También me costó mucho encontrar nata de soja, si queréis saber cositas sobre ella, pinchad aqui

Y ahora vamos con la receta ¿no?

Lacitos integrales con calabacín y salsa de ajo al limón

Ingredientes para dos personas: 

  • 250 grm de pasta integral
  • 1 calabacín mediano/grande
  • 30 grm de mantequilla vegetal (podéis hacerlo con aceite de oliva, para hacer el plato más sano)
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 2 dientes de ajo machacados
  • 80-100 ml de caldo de verduras
  • la ralladura de un limón
  • un chorro de nata de soja, al gusto, cuanta más salsa queráis en el plato, más nata.
  • cebollino troceado (opcional)

Elaboración:

Partir los calabacines por la mitad y después en láminas. Lo del calabacín hacedlo a ojo, porque un solo calabacín cunde mucho, así que iréis viendo que cantidad de calabacín os compensa más echar. Reservar.

Poner a cocer la pasta en una cacerola amplian con sal, un chorrito de aceite, al que le guste usarlos, un cubito de verduras, y una hojita de laurel.  La pasta Barilla en concreto tarda 10 min en estar al dente.

En un wok, o sartén grande, poner la mantequilla y la cucharada de aceite, y saltear los calabacines y el ajo machacado, removiendo hasta que se ablanden los calabacines. Añadir el caldo y dejar que hierva. Bajar el fuego, añadir la nata, la ralladura de limón, y el cebollino, si lo tenéis por casa. Remover hasta que se caliente bien la salsa.

Mezclarlo después con la pasta escurrida y aclarada debajo del grifo, y remover con cuidado para mezclar bien los sabores. La pasta integral no absorbe igual los sabores, pero aún así, os quedará deliciosa.

¡Espero que la disfrutéis tanto como yo!

 

Fuente inicial: Gran libro de la pasta (Servilibro)

 

*Apunte:

Fuente inicial= receta con modificaciones hechas por mi, convertidas en veganas.

Fuente: receta de otra/s persona/s que comparto en mi blog para que más personas la conozcan.

 

 

Fassolada griega o sopa de alubias

Esta receta la descubrí un día navegando por internet, de estos días que apetecía un plato calentito de legumbres y echaba de menos los típicos guisos de antaño (cuando comía carne…) tan fáciles de hacer, calentitos y sabrosos. Platos de cuchara, como yo les llamo. Y bueno, la he ido retocando a mi antojo, hasta que ha quedado así. Lo que más me gusta es el aroma en la casa cuando se está haciendo, o cuando estoy picando el apio, ese olorcito que suelta a huerto…me da alegría hacer este maravilloso plato, tan sano, tan fácil, y tan sabroso…Así que quería compartirlo con vosotros, para que nadie se lo pierda!

La Fassolada es una receta típica de Grecia. Es muy importante que los ingredientes sean muy frescos. El pimentón, a mi me encanta que sea especial, de éste que te traen del pueblo, pero no todos tenemos acceso a este tipo de pimentones, así que si no se puede, pues el del super.

Fassolada griega o sopa de alubias

Ingredientes para dos personas: 

  • 300 grms de alubias blancas
  • 2 apios muy frescos
  • 3 tomates
  • 2 zanahorias pequeñas o 1 grande
  • 1 cebolla pequeña
  • perejil, orégano, laurel, sal, pimienta
  • 100 ml de aceite virgen extra

Elaboración:

Dejar la noche anterior las judías en remojo.

Escurrirlas y ponerlas en la olla a presión unos 20-25 min, ir controlando para que no se queden sin agua, o duras o blandas, cada uno controla su olla 😉

Mientras,  preparemos las verduras: triturar los tomates en una trituradora de vaso; si no tenemos picarlos a mano, muy picaditos. Picar el apio en cuadraditos, pequeños pero que se encuentren. Con la cebolla, lo mismo. Y la zanahoria, rasparla y cortarla en rodajitas.

Cuando ya estén las judías, escurrir el agua y dejarlas de nuevo en la olla, poner toda la verdura encima y echarle los tomates triturados por encima. Cúbrelo con agua, y pon el aceite de oliva. Ahora, especiemos.

Salpimienta, pon orégano (si tuvieras fresco, sería genial, cuanto más aromaticen las hierbas, mejor!) una hojita de laurel, y una cucharadita de café de pimentón.

Cuando empiece a hervir, bajar a fuego lento y dejar cocinar el guiso durante 1 hr.

Fantástica tanto para invierno, como para verano!

Fuente original: http://www.directoalpaladar.com/recetas-vegetarianas/fassolada-o-sopa-de-alubias-receta-griega

 

Receta de Falafel y Salsa Tahini de yogurt de soja

Esta receta es una verdadera locura, al menos en mi casa… ¿De que comemos las hamburguesas aquí? De Falafel! ¿Y las riquísimas pitas, los famosos Kebabs? De Falafel también!!! Tienen un sabor increíble  y con su salsa Tahini de verdad, que para nada piensas en hamburguesas con carne, ni en Kebabs con ese trozo asqueroso (al menos para mi….) colgando días y días del mismo palo, dando vueltas y vueltas y más vueltas….

Tienen tantas utilidades y maneras de comerlo, que nunca te cansas de él, y es tan fácil de hacer…

Emplatado final de la pita.

Emplatado final de la pita.

FALAFEL DE GARBANZOS

Ingredientes:

  • 250 grs de garbanzos cocidos
  • 1/2 cebolla picada
  • 2 dientes de ajo
  • perejil y cilantro (mitad y mitad, incluso un poquito más de cilantro que de perejil)
  •  1/2 cucharadita de las pequeñas de levadura química en polvo
  • Sal y pimienta

Elaboración:

Dejar los garbanzos en agua la noche previa. Al día siguiente, aclarar.

Meter los garbanzos en la picadora, recomiendo hacerlo en varias tandas, porque la picadora no suele poder picar mucha cantidad y os quedará mejor. No hay que picar mucho, porque ahora seguiremos picando. Meter todos los ingredientes en la picadora y picar de nuevo hasta hacer una pasta, que no se vean trozos de cebolla o garbanzos enteros. Como dividirás en partes para picar, recuerda echar la levadura por partes iguales, la cebolla, el cilantro, el perejil, la sal y la pimienta.

Coger pequeñas porciones y modelarlas con la mano haciendo hamburguesitas aplastaditas (también se pueden hacer albondiguillas para comerlas simplemente fritas, con salsa tahini de yogurt o si vas hacerlo en kebabs, está rico con forma de hamburguesa, ve experimentando!)

Hamburguesa:

Sofreír una cebolleta, partir un tomate, tostar el pan, lechuga, y el falafel recién frito, poner por encima de éste la salsa tahini y, a comer!

Kebab: Los ingredientes de la pita, a veces le pongo otras cosas, pero estos son los básicos, empiezo por arriba: seitán en fiambre picado finamente, receta de Dimensión Vegana (http://dimensionvegana.blogspot.com.es/2011/05/dimension-vegana-seitan-vegan-basics-04.html), lechuga, salsa thaini de yogurt, tomate, y cebolla rehogada. Tostar los panes de pita, y a comer! Le pegan también por ejemplo, pimiento rojo en taquitos, experimentar con ello 😉

Así queda recién picado y con todos los ingredientes.

Así queda recién picado y con todos los ingredientes.

Para tomarlo solo, fritito con su tahini, si tenéis visitas en casa, quedáis como reyes!

Para tomarlo solo, fritito con su tahini de yogurt, si tenéis visitas en casa, quedáis como reyes!

Los ingredientes de la pita, a veces le pongo otras cosas, pero estos son los básicos, empiezo por arriba: seitán en fiambre picado finamente, receta de Dimensión Vegana ( http://dimensionvegana.blogspot.com.es/2011/05/dimension-vegana-seitan-vegan-basics-04.html), lechuga, salsa thaini, tomate, y cebolla rehogada.

Los ingredientes de la pita.

SALSA TAHINI

Ingredientes:

  • 125 grs de yogurt natural de soja (sin edulcorar) que es un yogurt entero (para los vegetarianos, el yogurt tipo griego vale, pero os animo a consumir más productos de soja y menos lácteos, vuestro cuerpo os lo agradecerá)
  • 1 cucharada de salsa tahini (salsa de semillas se sésamo molidas y tostadas, ya pondré la receta, pero se puede comprar, vale menos de 6 € y dura muchísimo en la nevera! Se amortiza bien.
  • 1 diente de ajo machacado
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • Sal y pimienta

Mezclar todos los ingredientes hasta que esté todo homogéneo.

Las dos versiones son muy buenas, ya que estáis friendo falafel, haceros unas bolitas y aprovechad a untarlo con la salsa tahini de yogurt que acabáis de hacer, y tenéis una super cena, rica, sana, nutritiva, y de lo más sabrosa en texturas y colores.